A pocos días de celebrar sus 120 años de historia, La Voz del Interior despide y aprieta a sus trabajadores y trabajadoras.

En los últimos días la empresa, propiedad del Grupo Clarín, despidió sin causa a dos empleados. Uno de los casos es todavía más grave ya que la trabajadora había declarado en una inspección reciente por parte de la Secretaría de Trabajo de la provincia condiciones irregulares en su tarea diaria, lo que convierte la situación en una claro caso de represalia y persecución.
Todo esto se da en un contexto de una fuerte demanda salarial de parte del conjunto de trabajadores, por lo que también se trata de una evidente acción para amedrentar y desarticular el reclamo.
La paritaria de prensa lleva cuatro meses estancada por una decisión deliberada de La Voz y el resto de las empresas de la actividad de no llevar ni una propuesta razonable a la mesa de negociación.
En ese marco, las y los trabajadores de La Voz han decidido diferentes medidas gremiales como una quita de firmas que continúa vigente y por la cual han recibido aprietes de los directivos amenazando con represalias.
Estás actitudes se suman a otros despidos recientes en Cadena 3 y todo tipo de intimidaciones y amenazas en esa radio y medios como El Doce y Radio Mitre, entre otros.
El Cispren repudia todo ese accionar que ya ha sido denunciado en la Secretaría de Trabajo y exhorta a las empresas a terminar con esas posturas que atentan contra la libertad sindical. Exigimos una propuesta salarial razonable y el fin de la precarización.
*www.cispren.org.ar