(0351) 4243517/4217849/4253759 info@cispren.com.ar

Este jueves 19 de noviembre, a las 18:30, se presenta el libro ¿Quién lleva la Gorra? del colectivo Juguetes Perdidos en el Cispren (Obispo Trejo 365). Se trata de una actividad enmarcada en la 9ª Marcha de la Gorra y el ciclo la Gorra Literaria #AltoEmbrollo.

Participarán de la presentación los autores del libro Leandro BarttolotaIgnacio Gago y Gonzalo Sarrais Alier. También estará presente Esteban Rodríguez Alzueta, abogado y ensayista y el periodista  Mariano Pacheco, Pro-secretario de cultura del Cispren.

Quienllevalagorra

 

LA PRESENTACIÓN

¿QUIÉN LLEVA LA GORRA? Violencia. Nuevos barrios. Pibes silvestres, el libro del Colectivo Juguetes Perdidos publicado por Tinta limón en 2014, y recientemente reeditado por la misma editorial, se presenta este jueves 19 de noviembre en Córdoba. La cita es a las 18.30 horas en Obispo Trejo 365, sede del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación (Cispren). La actividad se realiza en el marco de la 9° Marcha de la Gorra y el ciclo cultural “La Gorra Literaria/AltoEmbrollo”, que empezó en octubre y culmina el próximo viernes.
Junto a sus autores (Leandro Barttolota, Ignacio Gago y Gonzalo Sarrais Alier) participarán de la charla-debate el abogado y ensayista Esteban Rodríguez Alzueta y el ensayista y periodista Mariano Pacheco (Pro Secretario de Cultura del Cispren).

¿QUIÉN LLEVA LA GORRA? Y EL COLECTIVO JUGUETES PERDIDOS

EL LIBRO

En ¿Quién lleva la gorra? Violencia. Nuevos barrios. Pibes silvestres, Leandro Barttolota, Ignacio Gago y Gonzalo Sarrais Alier se propusieron salirse de las imágenes ya instituidas de los barrios para tratar de hacer legible aquello que pasa con los “pibes silvestres” (las pibas y los pibes que son la “vegetación salvaje” de la “década ganada”, aquellos que crecieron solos, en los márgenes del discurso de la “juventud militante” y el “retorno de la política”, los que conviven con los narcos, con los policías bravos, con los vecinos “engorrados” y la moral del los agentes del Estado, las Universidades y el periodismo que construyen muchas veces discursos estereotipados ante su realidad. El Colectivo Juguetes Perdidos parten de lo que denominan una “desorientación voluntaria”, que tome a los pibes como aliados para pensar junto a ellos las nuevas dinámicas urbanas que, muchas veces, los construye como “personal disponible”, sea para los negocios ilegales donde están involucradas las “fuerzas de seguridad”, los negocios “mafiosos” de los narcos y los negocios que tienen sus imágenes como mercancía (sea la de la “piba-linda-que-puede-ser-modelo” como la del “pibe-malo-que-inspira-miedo”). Una innovadora perspectiva de reflexión, escritura e intervención en los convulsionados tiempos violentos que la época propone.

EL COLECTIVO

Se definen como “un grupo de pibes”, de Conurbano y Capital, que se “chocaron en los pasillos de la carrera de sociología” de la Universidad de Buenos Aires y tras ese encuentro se produjo entre ellos “amistad y rejunte”, que implicó compartir charlas políticas y textos, pero también cervezas, plazas, pizzas y asados, fútbol, angustias, risas y catarsis, mucho rocanrol y quilombos de todo tipo. De allí, dicen, emergió “la creatividad” (alegría, afirmación, potencia, búsqueda…).

En medio de la época a la que caracterizan como “cancha embarrada y poseada”, signada por la “espectacularización de las vidas”, de los “infinitos simulacros”, el “frío del desierto digital”, entre otros elementos, este colectivo intenta desarrollar su “apuesta generacional”: poder decir con las propias palabras lo que les pasa, nombrarse y ser protagonistas de sus vidas, y no simples testigos.

En su presentación publicada en 2008, cerca de una narrativa “sucia”, típica de Roberto Arlt o del mejor Jorge Asís, los integrantes de “Juguetes Perdidos” se sitúan lejos de las posiciones “vanguardistas”, de “adelantados”, y otras “giladas” por el estilo. Prefieren identificarse más con los recitales de rock de las bandas que levantan el plan barrial, las plazas y canchas de fútbol, los trabajos precarizados/explotados, los mencionados pasillos de alguna facultad o las barriadas de la ciudad y el conurbano.

 

Invita: Secretaría de Cultura
CÍRCULO SINDICAL DE LA PRENSA Y LA COMUNICACIÓN 
(CISPREN)