Promovida por la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren), junto a otras organizaciones internacionales, este lunes se llevó adelante en redes sociales una acción global por la liberación de Julián Assange.  Por Redacción*

La actividad por la libertad de prensa es a días de cumplirse otro aniversario de aquella gran publicación de más de un cuarto de millón de documentos secretos del Departamento de Estado donde se revelaba los modos oscuros con que la Casa Blanca se maneja en el mundo.

Meses después de que ese sitio creado por Assange, WikiLeaks, asombrara al mundo al publicar el video “Asesinatos colaterales” (mostraba el ataque de efectivos estadounidenses en helicóptero sobre Bagdad, grabado por ellos mismos, en el que se “divertían” matando a personas que circulaban por una calle).

Conocido como “Cablegate”, aquella gran filtración del 28 de noviembre de 2010 en los diarios más “serios y respetables” de Occidente –el estadounidense The New York Times, el alemán Der Spiegel, el británico The Guardian, el francés Le Monde, el español El País– disparó la furia del gobierno de Barack Obama y ubicó a Assange como el Enemigo Público Nº 1. Nunca hubo una señal de cuestionamiento a los medios que publicaron los cables y, se sabe, incrementaron sus ventas y prestigio con el escándalo.

Fuente: Tiempo Argentino