Un 25 de enero de 1997 fue brutalmente asesinado en Pinamar el compañero reportero gráfico José Luis Cabezas.

José Luis tenía 35 años cuando fue atacado por una patota integrada por policías y ex militares, que lo secuestró y asesinó.

Como cada año, desde el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren) y la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina delegación Córdoba (Argra), recordamos a nuestro compañero, un emblema de la defensa irrestricta de la libertad de expresión.

Y es que José Luis Cabezas fue una víctima del poder, de ese poder que, amparado en la impunidad, pretende siempre manejar todos los aspectos de la vida de una sociedad en su beneficio. El ejercicio libre del periodismo no es tolerado, de ahí las presiones y ataques para condicionarlo.

Su figura, inmortalizada junto a la frase “No nos olvidemos de Cabezas”, es un faro que inspira a las nuevas generaciones. Compañeras y compañeros que de distintas formas ejercen este digno oficio de informar. Como periodistas, como reporteros gráficos, trabajando con dignidad todos los días. Siempre con memoria, que es el peor castigo para los enemigos de la democracia.

*A 27 años, compañero José Luis Cabezas ¡PRESENTE!*