“Me voy feliz”, dijo en declaraciones a la prensa Hernán Vaca Narvaja apenas conoció lo resuelto por  el Tribunal Superior de Justicia (TSJ).  “Ha sido un fallo positivo porque respeta el derecho ciudadano a estar informado”, analizó, Edgardo Adolfo Ruibal, su abogado. El periodista fue demandado 10 años atrás por  Marcelo Macarrón  y sus hijos Facundo y Valentina por “daño moral”.  El viudo  está doblemente imputado por el crimen de su esposa Nora Dalmasso, que aún permanece impune.

 Por Katy García *

hernan 3

Vaca Narvaja y su abogado leen el fallo

 “Me parece que es una resolución muy importante que la Justicia provincial haya rechazado la barbaridad jurídica cometida por la justicia corporativa de Río Cuarto;  la demanda del doblemente imputado Marcelo Macarrón y además las costas que se me imponía, en esta locura judicial que  vengo padeciendo desde hace diez años”, expresó, ante los periodistas presentes apenas salió de la barandilla, de la Secretaría Civil y Comercial del TSJ, ubicada en el edificio de Tribunales I.

 La resolución del alto Tribunal ha hecho  lugar,  parcialmente, a la demanda de los hijos, Facundo y Valentina Macarrón, en aquel momento menores de edad, porque la Convención de Derechos del Niño los protege. La condena consiste en el pago de una indemnización en dinero. En este sentido, el abogado expresó que cuando analicen los fundamentos estarán en condiciones de considerar la posibilidad de apelación. “Ha sido un fallo muy  positivo porque el derecho ciudadano a la libertad de expresión, a estar  bien informado han sido respetados y confirmados”, acotó. En este punto, el periodista consideró que “es más razonable discutir una indemnización a menores de edad que a una persona que ha sido doblemente imputada como autor intelectual y material por el crimen de Nora Dalmasso”. Asimismo, admitió que es posible que los periodistas “hayamos  cometido un exceso por la repercusión enorme del caso” y recordó que Facundo fue imputado de haber asesinado a su madre por un fiscal y no por el periodismo.

 Reflexionó que no se trata de un caso que solo involucra a un periodista. En ese sentido valoró que “pone una cuota de cordura, porque se preserva la libertad de prensa y el ejercicio de la profesión, en la provincia de Córdoba y en el país. Ha puesto un poco de sentido común, y lo otro se verá en la Corte”. Sostuvo que además significa “Un golpe tremendo a la prepotencia de una mafia de abogados y de imputados que me sometieron a un acoso judicial tremendo. Hoy hubo luz y se hizo justicia”.

 El periodista valoró que la resolución es “Es un triunfo rotundo de la libertad de expresión, de la libertad de prensa y la libertad de trabajo.  Estoy muy contento, muy satisfecho; es una  batalla que lleva diez años, así que estoy muy agradecido a todos los colegas, al Cispren y a toda la gente que me ha hecho el aguante. Estoy muy emocionado,  porque por fin se ha hecho justicia”.

Vaca Narvaja había sido demandado por las investigaciones periodísticas que publicó en la revista “El Sur” y que daban cuenta del asesinato de Nora Dalmasso ocurrido en Rio Cuarto, en noviembre de 2006. Mientras el crimen de la mujer – hasta hoy- sigue impune, el único imputado era el periodista. Antes de llegar a esta instancia hubo dos sentencias condenatorias anteriores -en primera instancia y en Cámara- que hoy fueron rechazadas en los aspectos más controvertidos.

 Acompañaron al periodista su madre, Raquel Altamira, su hermana Carolina Vaca Narvaja, dos de sus hijos, Miguel Apontes, en representación del Cispren, y colegas periodistas y reporteros gráficos.

 *Agencia Prensared

Fotografía Gentileza Gabriela Lescano 

Libre de virus. www.avast.com