Miembros de la comisión directiva se reunieron con el intendente de Villa María para manifestarle su preocupación por los despidos de dos periodistas hecho que se constituyó en un  “nuevo atentado a la libertad de expresión y en una suerte de disciplinamiento de la tarea periodística”. Rosso aseguró que «esta administración es respetuosa  de la libertad de expresión” y se solidarizó con las periodistas. También se conversó sobre  la importancia de la distribución de la pauta oficial para sostener los medios autogestionados y la pluralidad de voces.

Por Redacción*

Se concretó esta tarde la reunión solicitada por el sindicato, con el fin de plantear directamente a las autoridades municipales la preocupación generada por el despido en julio pasado de dos trabajadoras de Villa María Ya! y Radio Ya!

Acompañaron a Rosso en la reunión virtual los funcionarios Santiago Tovo y Sebastián Panero. Por el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación (Cispren) participaron su secretaria General María Ana Mandakovic; el secretario General Seccional Villa María Diego De Giusti; y los miembros de Comisión Directiva Rosana Calneggia, Néstor Pérez y Miguel Apontes.

La secretaria General del Cispren agradeció a los funcionarios por acceder a este encuentro -realizado vía zoom- y atender la inquietud del sindicato ante un “nuevo atentado a la libertad de expresión, a esta suerte de disciplinamiento de la tarea periodística”.

El intendente Pablo Rosso aseguró conocer el hecho y manifestó que lamentaba lo sucedido. “Me solidarizo con estas trabajadoras y sepan que no tengo injerencia alguna en medios o con periodistas; esta administración es respetuosa absolutamente de la libertad de expresión”, dijo.

Rosana Calneggia introdujo el tema de la pauta oficial. “Estamos planteando la cuestión de la pauta en todos los niveles de gobierno, el municipal, el provincial y el nacional; consideramos que es crucial la adopción de criterios de equidad en su distribución”.

María Ana Mandakovic agregó que este encuentro “es un punto de partida, sabemos la importancia de estos espacios de debate. En muchos medios, hoy la pauta oficial es esencial para sostener la fuente de trabajo y estamos preocupados por la situación de las compañeras y compañeros de medios autogestionados, independientes, que cumplen un rol importante en la comunicación pero apenas sobreviven”. Y completó: “El disciplinamiento por estos despidos de dos trabajadoras que se encontraban en blanco, registradas, debe entenderse también para otros trabajadores, los precarizados”.

A su turno, Néstor Pérez sostuvo que “el disciplinamiento no es algo nuevo; es algo proverbial y no pasa solo en Villa María”. Por su parte, Miguel Apontes, secretario de Organización del Cispren,  manifestó que “más allá de la violación del decreto presidencial prohibiendo los despidos, a las compañeras se las castigó por decir la verdad, por recurrir a fuentes legítimas, y esto denota la hipersensibilidad de algunos funcionarios públicos. Y los medios, debieron reconocer su error”.

Sobre el final, Rosso le transmitió al sindicato, a los medios y a los periodistas el compromiso del municipio en la distribución de la pautas. Aclaró que por la actual situación “quizás se presenten atrasos en su liquidación, pero sucede con todos los proveedores y no debe considerarse jamás como disciplinamiento”.

Y concluyó: “Comparto plenamente la preocupación del Cispren. No está en el ánimo de ningún miembro de mi equipo de gobierno afectar la libertad de expresión y no queda más que repudiar cualquier acción que la ponga en riesgo”.

Los despidos

Como se informó oportunamente, el 21 de julio pásado, Patricia Gatti y Cecilia Burello fueron despedidas del portal de noticias Villa María Ya! y de Radio Ya!,por adelantar la noticia de la imputación al intendente en uso de licencia y secretario de Obras Publicas de la Nación, Martín Gill, por violación de la cuarentena.

Los propietarios de estos medios, Germán Riccetti, Alexis Rinero y Guillermo Alvarez Bengoa, comunicaron primero verbalmente la medida a las trabajadoras, argumentando que “la difusión de la noticia ponía en riesgo la pauta oficial que se recibe”.

La recusable medida empresarial, materializada posteriormente mediante el despido formal de ambas compañeras, fue repudiada por el Cispren y la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren).

Los despidos se consideran violatorios del Estatuto del Periodista Profesional, la ley de Contrato de Trabajo y el Decreto de Necesidad y Urgencia de Emergencia Pública en materia ocupacional (528/2020) dictado por el presidente Alberto Fernández prohibiendo las cesantías sin causa.

*Prensa y Comunicación Cispren

www.cispren.org.ar