La Voz del Interior cumple 117 años: trabajadoras y trabajadores no tenemos nada que celebrar.

Por estos días, la empresa periodística que se jacta de ser número uno en audiencia en el interior del país festeja un nuevo aniversario de su fundación con la visita de gerentes del Grupo Clarín a Córdoba, algunos agasajos simbólicos para parte del personal y mucho autobombo en sus ediciones tanto impresa como digital, en las que la pauta publicitaria fue realmente impactante.

Las trabajadoras y los trabajadores de La Voz del Interior quisiéramos tener motivos para celebrar el aniversario del diario en el que nos desempeñamos con gran pasión y compromiso, sin embargo, la dura realidad que vivimos todos los días con una enorme urgencia salarial y un gran desgaste por los malos tratos de la empresa, nos impone un contexto bien diferente.

Fundun 2

Por estos días, además, se cumple un año desde el comienzo de la pandemia en nuestro país.

Una fecha que implicó que gran cantidad de compañerxs comenzáramos a realizar teletrabajo sin contar con los recursos y las condiciones necesarias para semejante tarea. A pesar de los innumerables reclamos, nunca se contó con equipamiento adecuado, no se reconoció el pago de servicios ni se consiguieron beneficios en empresas de internet o telefonía (a pesar de pertenecer al mismo grupo empresario).
De esa forma, trabajadoras y trabajadores subsidiamos a La Voz del Interior. No sólo luchamos por lograr un aumento digno de nuestros magros salarios que nunca alcanzan, sino que ponemos nuestras propias herramientas y pagamos los servicios que utilizamos para el teletrabajo. Con respecto a la renovación de los equipos obsoletos, se anunció no habrá una inversión en ese sentido. Eso sí, la empresa sigue apostando por la ‘revolución’ digital. ¿En qué quedamos?

Incluso, la empresa sigue negando la deuda que acumuló por más de ocho meses cuando dejó de pagar la comida a las y los trabajadores que realizaban teletrabajo, cerca del 90% del total. En complicidad con el Ministerio de Trabajo de la Provincia, desconoció este derecho consagrado en el Convenio colectivo vigente y recién implementó un deficiente sistema de viandas tras varios meses de reclamos, y por gestión de las y los trabajadores.

En esa misma línea, compañerxs contratadxs y cronistas siguen sufriendo el destrato de la empresa que dilata su efectivización y les propone condiciones laborales que en muchos casos son totalmente ilegales y denigrantes.

Por si esto fuera poco, en estos días se vive un intenso malestar por la manera en que la empresa viene liquidando los haberes que se reflejan en los recibos de sueldo de sus trabajadoras y trabajadores. La realidad es que los recibos de sueldo son absolutamente incomprensibles y nadie sabe deducir cómo se pagan los aumentos conseguidos con tanto esfuerzo en la paritaria encabezada por el Cispren.

La empresa se empeña en anunciar “aumentos a cuenta” que no son tales e incorporar ítems que sólo aportan confusión y desconfianza.
Terminamos el 2020 y comenzamos el 2021 con la convicción de que la única realidad salarial es la paritaria, de que es la fuerza colectiva expresada en esa instancia la que nos asegura un salario digno, y que por fuera del salario que pudimos conseguir solo hay lucecitas montadas para la escena. La ecuación de la empresa es ‘más por menos’. *Con las evidencias que hemos compartido durante todo este tiempo, la comisión gremial interna expresó al gerente general la triste constatación de que la empresa considera a lxs trabajadorxs socios en la desgracia, jamás en la bonanza*.

Queda claro que lxs trabajadorxs de La Voz del Interior estuvimos a la altura de las circunstancias en todos estos meses de pandemia, la empresa, no.

A 117 años del nacimiento de La Voz del Interior, las y los trabajadores seguimos luchando por un salario digno y esperando un lugar en la mesa de un brindis que nos incluya a todes.

                                                                                                                         Comisión Gremial Interna

www.cispren.org.ar