En el Día del Periodista que  se celebra hoy en un contexto inédito donde lxs  trabajadores de prensa somos considerados esenciales la  Comisión Directiva del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren-CTAA) afirma que  «No existe el trabajo esencial si quienes lo ejercen se encuentran explotados y precarizados». Teletrabajo, pauta, salarios,  condiciones laborales dignas, responsabilidad social, y el registro de trabajadores, son los temas que aborda el  siguiente mensaje de salutación.

Por Redacción*

1cispren-logo-620x330«Los trabajadores y trabajadoras de la prensa y las comunicaciones hemos sido considerados esenciales en este contexto de pandemia (Decreto 297/20).  Para la Organización Internacional del Trabajo, OIT, los servicios esenciales son aquellos cuya interrupción podrían poner en peligro la vida, la seguridad o la salud de una persona, de toda o parte de la población. Nadie duda de la función social de nuestro oficio y sabemos que la información es fundamental para organizar la sociedad y desarrollar cualquier plan de acción colectiva, y que en un contexto de pandemia en el que reinan el miedo y la incertidumbre, el rol de los y las periodistas es esencial. Sin embargo la condición establecida de esencialidad no se traduce en todos los casos en trabajo seguro y mucho menos bien remunerado.

La condición de esencialidad no tiene correlato con una actividad castigada décadas, sistemáticamente flexibilizada y precarizada. Con pérdida de puestos de trabajo vía despidos y retiros voluntarios; cierre de fuentes de trabajo; salarios que en la mayoría de los casos están por debajo de la canasta básica alimenticia.

La prensa y la comunicación también se manifiesta en sin número de proyectos autogestionados, cooperativas de trabajo, medios alternativos, populares y comunitarios, instalados en sus territorios. Se erigen como contraste a los medios concentrados, pero apenas se sostienen: en su mayoría no participan del reparto de pauta publicitaria oficial y requieren urgentes políticas públicas. Estos medios sí que son esenciales a la hora de garantizar el libre acceso a la información y la tan mentada pluralidad de voces.

Desde el comienzo de la emergencia sanitaria, muchos y muchas nos vimos obligados a trabajar sin contar con protocolos oficiales de higiene y seguridad; se generalizó el teletrabajo como modalidad sin que sea reglamentado, lo que se tradujo en una mayor exigencia para el trabajador tanto económica como de fuerza de trabajo, ya que en la mayoría de los casos esta modalidad nos encontró sorpresivamente trabajando desde nuestras casas, utilizando nuestras propias herramientas de trabajo (computadoras, celulares, impresoras, cámaras de foto, filmadoras, etc) y utilizando de nuestros propios recursos para garantizar la conexión (servicio de internet, electricidad, telefonía fija y móvil), a la vez que pasamos de trabajar en un horario fijo a una suerte de “hiperconectividad” que parece no tener fin. Esta situación de precarización/explotación se profundiza aún más si las trabajadoras somos mujeres y si estamos a cargo de las tareas de cuidado de hogares, niñes y/ó adultes mayores.

Apostar a la organización de los trabajadores y las trabajadoras de la prensa y la comunicación es la mejor manera de conseguir respuestas a una problemática que nos afecta a todos y todas por igual: la precarización laboral, la falta de regulación en torno a estas nuevas modalidades de trabajo.

Hoy quienes nos ponemos de pie para defender este oficio necesitamos más que nunca estar registrados, por esta razón, y al fuego del compromiso del colectivo de trabajadores de prensa se cocinó el RETRAPREN (Registro de Trabajadores de Prensa). Así, intercambiando puntos de vista para finiquitar su reglamento, se vienen dando ricos debates sobre el porqué de la sindicalización, el sentido de conformar un registro, la protección y apoyo que desde una organización sindical se puede brindar a los comunicadores y comunicadoras que ejercen el oficio con absoluta honestidad, ya no solo como dependientes de una empresa periodística, sino como autogestivos.

El 7 de junio es el día del periodista en homenaje al primer periódico la Gaceta de Buenos Aires, periódico revolucionario fundamental para difundir la idea de una patria soberana.

Es nuestro deseo que en esta fecha podamos reivindicar la responsabilidad social asociada al ejercicio de nuestro oficio. Por eso saludamos a todes les trabajadores esenciales de la prensa y la comunicación y exigimos condiciones de trabajo y derecho laborales dignos para todes.
La esencialidad de nuestra tarea está ligada a un derecho y no a un bien material. No existe el trabajo esencial si quienes lo ejercen se encuentran explotados y precarizados.

Feliz día compañeros y compañeras. ¡Sigamos de pie en defensa del oficio más lindo del mundo!

*Prensa Cispren

www.cispren.org.ar